¿Sabes en qué consiste el Sello Nivel II «Reducción» de Huella de Carbono de ALPA?

Desde ALPA Soluciones Climáticas estamos convencidos que, en el camino hacia la carbono neutralidad es imprescindible contar con un plan de reducción de emisiones con objetivos y acciones cuantificables y medibles. Es por ello, que desde ALPA ofrecemos un servicio ajustado a cada empresa, el cual comprende el establecimiento de objetivos y metas adaptables a cada compañía dependiendo del rubro, y se focaliza en la reducción de las emisiones a partir de la implementación de un Plan de Reducción de Emisiones.

El plan de reducción de emisiones que se realiza desde el servicio Huella de Carbono se enfocará en la optimización de los recursos y con ello la reducción de costos de operación. Para ello, la planificación cuenta con una auditoría que se realiza en la organización con el fin de conocer la forma en la que se utilizan los recursos, se generan los residuos y cuales son los pilares a reforzar o las oportunidades de mejora presentes.

A su vez, para que la organización pueda gestionar esta estrategia de disminución de emisiones de forma interna, el equipo técnico de ALPA ofrece la capacitación de auditores en planificación climática internos capaces de poder tomar decisiones, llevar adelante el plan e identificar nuevas medidas de reducción posibles.

Tanto el diagnóstico de la Huella de Carbono como su paso siguiente, el mencionado Plan de Reducción de Emisiones, se basan en las normas internacionales ISO 14.064:2, ISO 50.001 y SBTi (Science Based Targets initiative). Esto garantiza que la organización cuenta con información alineada con los estándares utilizados a nivel global.

Ejes para lograr reducir las emisiones de GEI

Reducción de emisiones directas de la empresa

¿En cuál de mis actividades pienso que puedo disminuir el consumo del recurso que estoy utilizando? Ésta es la primer pregunta que se debe realizar a la hora de buscar reducir el consumo de las actividades internas. Cuando se habla de emisiones directas se hace referencia a todas aquellas acciones o tareas que se realizan dentro de la empresa y que producen emisiones de gases de efecto invernadero; como por ejemplo, movimientos de vehículos propios de la empresa, utilización de gas natural o GLP para calefacción o para algún proceso productivo, residuos que se traten dentro de la empresa, entre tantas otras.

En este sentido, todas las acciones o medidas de reducción que se lleven a cabo para disminuir las emisiones provocadas por estas actividades estarán contribuyendo al descenso de la huella propia o directa de la institución.

Reducción de emisiones por consumo eléctrico

Aunque pueda parecer que en este eje la reducciones que se puedan obtener son pocas, se verá que aplicando ciertas medidas y adquiriendo tecnología se pueden lograr grandes cambios en los consumos.

Para empezar, es fundamental realizar un análisis energético en la empresa para tener un panorama de como se distribuyen estos consumos y tener un puntapié de donde empezar a trabajar. Una vez que se conozca esto se puede trabajar a través de 2 vías:

  • Eficiencia energética: cuando se hace referencia a la eficiencia energética se habla de un correcto uso de la energía. Por lo general serán medias simples de ejecutar, pero que a su vez requieren de un cambio de hábitos en el día a día; algunos ejemplos de lo que se está hablando son: desconectar equipos eléctricos cuando no se estén utilizando, aprovechar en donde se pueda la iluminación natural en vez de utilizar la artificial, programar los equipos de climatización a la temperatura recomendada por el fabricante, etc.
  • Energías renovables: la segunda vía para lograr un descenso en el consumo de electricidad proveniente de la red es la adquisición de energías renovables. Bien es sabido el gran abanico de posibilidades que se presenta en el momento de adquirir tecnología para las energías alternativas, en cada caso será necesario un análisis de qué equipamiento resulta más conveniente dependiendo de las condiciones climáticas y geográficas del lugar donde se encuentre el establecimiento. En cualquier caso, lo que se logrará es la producción de energía limpia que podrá ser utilizada dentro de la empresa reemplazando parcial o totalmente el uso de energía proveniente de la red eléctrica y disminuyendo así las emisiones por dicho consumo.

Reducción de emisiones indirectas de la empresa

Para completar el análisis de reducción de emisiones, resta evaluar las emisiones que son propias de la empresa pero que provienen de un servicio adquirido. Esto es, emisiones que no son producidas dentro de los límites del establecimiento pero que son consecuencia de la actividad que realiza la institución. Algunos ejemplos de emisiones indirectas podrían ser: traslado del personal desde su vivienda hasta el predio con vehículos que no sean de la empresa, transporte y distribución de materia prima y producto terminado (aguas arribas y aguas abajo), viajes de negocio en un medio ajeno a la compañía, entre otros.

En este caso, lo que se debería buscar es la adquisición de bienes y servicios que tengan alguna etiqueta ambiental, contratar servicios de empresas que tengan certificada alguna normativa ambiental, buscar instituciones que cuenten con flota vehicular que utilice biocombustibles, y demás; con estas acciones y tantas otras que se pueden tomar se logrará reducir las emisiones indirectas.

Posiciona a tu empresa u organización como agente de cambio. Contactanos vía mail a info@solucionesclimaticas.net y agenda una reunión con nosotros. Gestionemos juntos tu Huella de Carbono.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.